con No hay comentarios

Según el Observatorio de Costes del Ministerio de Transportes, los gastos de explotación de un camión articulado de carga general superan los 163.000 euros este año, que todavía no ha acabado. Si tenemos en cuenta que el límite para permanecer en Módulos son 125.000 euros de facturación, a muchos autónomos no les queda más remedio que tomar una difícil decisión: seguir trabajando lo que queda de año o no. Esto es lo que pasa cuando los periodos transitorios se prolongan y no se da una solución definitiva: las empresas, también los autónomos, necesitan certezas, seguridad, confianza, para poder tomar decisiones empresariales que, tengámoslo claro, nos benefician a todos.

Alerta FENADISMER de que al menos 30.000 transportistas siguen tributando conforme a módulos. Alerta no por el hecho en sí de que miles de transportistas, titulares de un solo camión, sigan sirviéndose de este sistema de tributación, si no del hecho de que la inseguridad sobre la permanencia o no de este sistema el próximo ejercicio económico, es decir, en 2023, va a llevar a muchos a paralizar su trabajo por no exceder de los límites de los módulos y quedar excluidos del mismo, si finalmente el Gobierno decidiera prolongarlos un año más. Y así desde 2016.

 
 

Esta situación denunciada por la Federación, y no es el primer año, aunque sí es el primer año que sucede en septiembre, pone de manifiesto una serie de circunstancias muy difíciles de explicar y aún más de entender:

-Los módulos en el transporte de mercancías tendrían que haber desaparecido en 2016. La situación económica, nunca buena y no digamos ya este año, ha llevado a prolongarlo anualmente y siempre «in extremis» (en diciembre, en la Ley de Presupuestos Generales del Estado).

-En transporte de mercancías solo pueden permanecer tributando en Módulos aquellos transportistas que no superen los 125000 euros de ingresos o facturación de la explotación anualmente. Es decir, aquellos autónomos que trabajan con un solo camión y con una facturación, por los motivos que sea, no demasiado holgada. La facturación tiene que realizarse a empresarios.

-El Observatorio de Costes actualizado a 31 de julio de 2022 dice que los costes de explotación de un vehículo articulado de carga general en 2022, como consecuencia de la subida del gasóleo casi un 60% en lo que llevamos de año, sobrepasan los 163.000 euros.

Si los costes sobrepasan los 163.000 euros, la facturación solo puede ser mayor, salvo que haya miles de transportistas perdiendo unos cuantos miles de euros al mes. poniendo dinero de su bolsillo. Con lo cual estos transportistas quedarían excluidos de los módulos en 2023, en el caso de que se mantuvieran un año más y no se modificaran los límites.

El paso a Estimación Directa, si son expulsados de los módulos por superar la facturación límite, les supondrá unos cuantos miles de euros más en impuestos al año que la mayoría no se van a poder permitir, salvo que cambien y mucho las relaciones con sus clientes y se tenga en cuenta en los precios este mayor coste fiscal, no para que lo repercutan, si no para que cobren los precios adecuados para poder hacer frente a un alza de impuestos.

Es decir, tendrán que revisar los precios con sus clientes y no solo por la variación del precio del gasóleo, si no porque sus costes fiscales van a ser los habituales en cualquier otra actividad y necesitan trabajar a un precio adecuado, justo y que cubra este coste extra, entre otras cosas.

-Siempre lo hemos dicho, los mayores beneficiarios de los módulos nunca han sido los transportistas, han sido sus clientes, los operadores y flotistas que han jugado con este «menor» coste fiscal en su beneficio, abaratando precios, cuando todavía era posible y había margen

Esto lleva a la necesidad de que el Gobierno, Hacienda, se defina. Primero con la confirmación, antes que tarde, del mantenimiento un año más de los módulos, o no. O de su mantenimiento por un periodo mayor de tiempo que de cierta seguridad a los autónomos y les permita tomar decisiones a más largo plazo. Pero, dadas las circunstancias y con los costes disparados, tampoco estaría de más que, adoptara alguna decisión relativa a paliar el efecto de este límite de 125.000 euros de facturación. O bien que no se aplique para permanecer en módulos en 2023, dada la excepcionalidad de las circunstancias actuales, o que se modifique.

Que un empresario, grande o pequeño, pueda tomar decisiones que impliquen invertir, trabajar, pagar impuestos, generar riqueza, empleos… nos beneficia a todos. Así que por el beneficio de todos, va siendo hora de que, quien tenga que hacerlo, de una respuesta a los 30.000 transportistas que siguen operando en módulos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
Abrir chat